S i l a e s p a d a d e D a m o c l e s c a y e r a s o b r e m i c a b e z a ,
s e a b o l l a r í a .



viernes, 28 de enero de 2011

Me llaman Archer


- A ver, yo lo único que digo es que es normal. 
- ¿De qué demonios hablas?
Lafayette ahogó una risa. Se acomodó en el catre frío, fingiendo estar pensativa.
- Pues que con un nombre de chica siempre has tenido que estar un poco... Ya sabes... ¿Traumatizado?
- Estás pisando terreno peligroso - la avisó él, levantando un dedo, mortalmente serio.
Alice no solía avisar nunca. De hecho, tenía dos estados principales: "todo bien" y "venganza". Por eso no le solían hacer falta las advertencias, pero con Lafayette se permitió hacer una excepción. Quizá fue por la forma en la que había toreado al guardia cuando la metió en la celda con él, o puede que fuera cosa de esa ropa tan rara que llevaba, pero la chica le caía bien. Y no había mucha gente que cayera bien a Alice.
- Es que piénsalo - sonrió ella, socarrona -. Podían haberte cogido uno de esos nombres ambiguos... Como Alex o Will. Pero no. Te llamaron Alice. Y eres rubio y tienes los ojos azules. Debes de haber sido la más popular de tu colegio.
- Cierra la boca. Ya.
E iban dos avisos. Récord. 
- No es de extrañar que te volvieras un poco... - Lafayette se llevó un dedo a la sien y silbó, sonriendo despacio.
Alice estuvo a punto de saltarle encima. De hecho, se llegó a poner de pie. Pero entonces vio brillar el triunfo en la oscura mirada de Lafayette y supo que eso era lo que ella quería. Estaba buscando pelea. Reconocería esa sensación amarga y picante en cualquier parte... Solía venir después de la adrenalina, cuando llegaba el bajón. La pobre chica rara se sentía normal. Decaída, incluso. Quizá había hecho algo horrible aquella noche, algo atroz, y lo único que se le ocurría para escapar de sí misma era meterse en un lío bien gordo con el tío más grande y más cercano. Alice estaba seguro de que era eso.
Pero, ¿cómo se escapa de una misma cuando se está encerrada en una celda?
El ladrón sonrió. Volvió a sentarse. Lafayette pareció decepcionada durante un segundo, pero en seguida recuperó su vaga mirada burlona. 
- Me llamo Alice R. Archer. Todos me llaman Archer - dijo.
- Joder - ella bufó, poniendo los ojos en blanco -. Dime, por lo que más quieras, que la R no es de Rachel.

10 comentarios:

  1. ¡Ay por favor! xD Qué risa más tonta me ha dado con tu texto. En serio me ha gustado mucho :)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Lafayette. Y Archer también. Me recuerdan un poco a Logan y Abby, en tiempos en los que ella disfrutaba desquiciándole.

    Te leo siempre, lo sabes :)

    Un besazo,

    ResponderEliminar
  3. Jajajaj de todos modos encuentra una forma de fastidiarle. ¿Cómo es eso de que es un ladrón? :O

    Me encantan tus relatos sobre gente tapizada en muros indestructibles, fuera de lo común y con una pizca de malicia.

    Espero saber pronto más acerca de Archer.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me recuerdan a Archer y a Lafayette, y a nadie más. Desquiciar no es una característica tan útil aunque... bueno. Sí es encantadoramente productiva.

    Lástima. Me he quedado con las ganas de saber sobre la reacción de Alice. Cómo se la juega Lafayette, qué maja. Qué habrá hecho para acabar ahí.

    Y, bueno, ella puede decir lo que quiera, que su nombre es de francés apelucado.

    ResponderEliminar
  5. Estoy con Zima. A mí no me recuerdan a nadie, porque son jodidamente únicos.
    Me has sacado una buena carcajada con el final. Me encantan las carcajadas. Y por ello, también el final. Bueno, por eso y porque esos dos tiene un algo que me mola.

    ResponderEliminar
  6. Descubri algo... no es bueno tomar liquidos a la hora de leerte, lo he escupido todo con tu final, cariño. Hahaha.

    Tiene este Alice rubio de ojos azules algo con ver con el Alice rubio de ojos azules del manga 'Are you Alice?' Hahaha me ha encantado.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el nuevo diseño, la letra mola mucho... aunque me gustaban mas los colores anteriores >w<

    ResponderEliminar
  8. La última frase es brutal, me imagino a Lafayette con su vestido roto, un poco manchado de sangre, y una sonrisa entre socarrona y divertida colgándole de los labios, poniendo a Alice R. Archer de los nervios.
    AliceAliceAlice, xD.

    ResponderEliminar
  9. Dos velocidades, todo bien y vengaza, ¡toma ya! Yo conocía a un chaval que hacía taewondo y tenía dos velocidades: matar y destruír xDD
    Lafayette mola a saco, sobre todo con lo de la R de Rachel, la adoro por eso.

    Y sí, me gustan esos dos mucho (y el título también, que creo que no lo había comentado ^^)

    ResponderEliminar
  10. Oh, Lafayette tiene chispa, me gusta.

    Besos

    ResponderEliminar