S i l a e s p a d a d e D a m o c l e s c a y e r a s o b r e m i c a b e z a ,
s e a b o l l a r í a .



martes, 1 de febrero de 2011

Publicidad, por favor, ¡ya!

Laffy se miró las manos: dedos blancos y fríos que acababan con uñas cortas y de color azul oscuro. Muñecas delgadas, demasiado estilizadas. No eran las manos de la asesina despiadada por la que la Guardia quería hacerla pasar. Sus manos, se dijo, eran justo y exactamente como Archer había dicho que eran: las manos de una pianista que jamás había tocado ningún piano.
Pero con esas manos había sujetado el cuchillo que le había cortado la garganta a Charlie, el jefe de policía. Con esas manos le había apuñalado, manchándose de sangre, riéndose y llorando al mismo tiempo. Con esas manos tan limpias, tan perfectas, tan bonitas, había hecho algo realmente atroz. 
Miró a Cindy, la presentadora, que seguía sonriéndole con sus dientes blanquísimos a la espera de una respuesta.
"Y... ¿Por qué le mataste, Lafayette?"
- Me miró mal - respondió.
Y supo, en los segundos de silencio que siguieron a su sorprendente comentario, que acababa de hacer historia. Era la primera Asesina que decía haber matado sin un motivo en Las Mañanas con Cindy. Era la primera que se declaraba tan abiertamente culpable, la primera que no intentaba justificarse ni que el público empatizase con ella, con su extraordinaria situación. Lafayette era la primera invitada del programa que aceptaba ser lo que la Guardia quería hacer de ella: un ser humano pésimo que merecía ser castigado y serviría para dar ejemplo a los demás ciudadanos de lo que sucedía cuando alguien se tomaba la justicia por su mano.
Cindy miró un momento a su regazo, donde tenía las notas. Abrió mucho los ojos, intentando pensar en algo que decir. Aquello no estaba previsto. No tenía más preguntas que hacerle a Lafayette si era tan clara con su brutalidad. ¿Significaba eso que habían terminado?
Pregúntale qué sintió al hacerlo. La orden le llegó directamente al oído, directamente al cerebro.
- ¿Qué sentiste al hacerlo? ¿No pensaste que estabas... cometiendo un error?
Lafayette se quedó  mirándola en silencio, fijamente. Cindy sonrió, incómoda.
- Bueno... Recuerdo que tenía hambre. No había comido nada. 
- Así que se te revolvió el estómago.
- No. Tenía ganas de comer algo. 
- Y... Y no... - Cindy volvió a marear sus notas, desesperada. Se le iluminó el bello rostro de repente -. ¿No tuviste miedo al castigo? Seguramente sabrías que la Guardia te encontraría tarde o temprano.
Una sonrisa curvó los labios de Laffy.
- ¿Puedo hacerte yo una pregunta a ti, Cindy? - dijo.
La presentadora abrió la boca pero no dijo nada, confusa. La respuesta que se le escapaba volvió a llegarle por el auricular, certera y letal.
Sí, sí que puede.
- Por... Por supuesto, Lafayette.
- ¿Cuándo me he escondido de la Guardia?



Estoy cansina con Lafayette, ya lo sé.
Pero confío en que se me pase y que Jaulas de Alambre deje de monopolizar esto.

7 comentarios:

  1. Pues a mí Laffy me tiene encandilada :) Tengo ganas de saber mucho, pero que mucho más de ella.

    ^.^ Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi me encanta que Laffy aparezca por aquí (y de todas maneras, yo también estoy muy pesada con Leto y Annie xDDD). Me encanta esta tía, joder *-* Y escribes genial !

    ResponderEliminar
  3. ¡Pero si es un encanto! Ya, que es cierto que aqui hay espacio para todos y no solo para Lafayette, pero saber de ella hoy, y mañana tambien, es sensacional!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, si Lafayette quiere monopolizar esto un poco más yo estoy a favor de la moción.
    Lafayette, el cuchillo, las jaulas, las manos de pianista que jamás han tocado un piano, Archer... No tengo ganas de perderla de vista, xD.

    ResponderEliminar
  5. Pues por mi como si se convierte en dictadora y no vuelve a salir de aquí. Porque es alucinante. Es tan brutalmente sincera, tan... asesina con un aire dulce que a mi me parece pura ironía.
    Y Archer... espero leer más de Archer.

    ResponderEliminar
  6. Así que ese es el crimen de Lafayette. Bueno, no termino de creerme que tuviera ese único motivo, aunque la chica parece tan sincera que descoloca.
    Pero a mí me descolocan más las cursivas, y la necesidad de publicidad, y la sociedad que se esconde detrás de todo eso. Y el escándalo, y Archer, y La Guardia.

    ¿Las Mañanas con Cindy, eh?

    ResponderEliminar
  7. Madre mía.

    ¿Qué pretendes que te comente si me quedo patinando?
    Menuda es Laffy y su forma de hacer historia.

    PD: Tienes algo esperando en mi blog. No podía saltarte.

    ResponderEliminar