S i l a e s p a d a d e D a m o c l e s c a y e r a s o b r e m i c a b e z a ,
s e a b o l l a r í a .



viernes, 22 de junio de 2012

Perdóname, Samuel


Creo que nunca te quise, Sam.


Me enamoré de una idea, de un concepto. De una posibilidad. Me pudieron todas esas cosas que creía que eras o que podrías llegar a ser. Y cada vez que me decepcionabas, que te salías del marco de la foto, me decía que sólo tenía que ser paciente. Espera un poco más, pensaba, y verás como mejora. Pero no mejoraste, no podías. La culpa es mía. 

Me salvaste la vida y a cambio recibiste un beso que no debí haberte dado. Soy lo bastante cruel como para pedirte que me perdones, Sam. Perdóname por creer en ti. Perdóname por pensar que eras mucho más que un caso perdido. 

Perdóname por quererte, porque nunca te he querido.


7 comentarios:

  1. "Perdóname por creer en ti."

    Y cómo explicar con palabras cómo me ha atravesado esa frase.

    Y cómo dar a entender que Samuel me duele.

    Tus palabras tienen una belleza cáustica y demoledora y bravo.

    ResponderEliminar
  2. Secundo todo lo que dice Zazish, y cómo debe doler un perdón como ese, madre mía, cómo debe doler...

    ResponderEliminar
  3. Podría dedicarle este texto entero a alguien que yo me sé, y supongo que por eso no soy tan compasiva con Sam. Buen escrito :)

    ResponderEliminar
  4. Esa frase final sí que es decisiva, de las que dejan ko.

    ResponderEliminar
  5. Y a mí me llega todo este texto justo en este momento. Cada una de las líneas me ataca, me apuñala y me deja sangrando, porque así es cómo me siento ahora mismo.

    Y es que, es cierto: la culpa no es suya, por ser una causa perdida; la culpa es de ella, por creer que podía arreglarlo.

    ResponderEliminar
  6. "Perdóname por quererte, porque nunca te he querido."

    Chica, tus frases me superan. Y tus textos me desbordan.
    Yo también quiero a un concepto de Sam: el que tú das con cada texto. Y le quiero mucho, eh.

    Los casos perdidos me chiflan. (Me chiflan tanto como el verbo chiflar, ¿no es la leche? No entiendo por qué se ha perdido la costumbre de usarlo, es genial.)

    ResponderEliminar